EL ANGUSTIANTE RELATO DE LA MAMÁ DE NIÑA DE ALTO HOSPICIO QUE DESAPARECIÓ POR 33 HORAS: JOVEN ESTABA ENOJADA CON PROGENITORA

56981B88-8EBB-4B2D-9C96-074672720D08Angustiantes horas fueron las que vivió Rebeca Velásquez a partir de las 17:00 horas del viernes cuando su hija de 14 años, Francisca Torres Velásquez, desapareció de su casa luego de emprender supuestamente rumbo hacia el hogar de su padre.

Ella partió desde el sector de El Boro hacia La Pampa de Alto Hospicio, y desde ese momento su progenitora le perdió huella.

Dio aviso en redes sociales y Carabineros. Hoy en la madrugada, la menor apareció gracias al trabajo de la policía uniformada.

Diferencias entre madre e hija, adolescencia y la separación de Rebeca Velásquez del padre de Francisca detonaron esta situación que tuvo alerta a toda la región. A continuación el desgarrador relato de la madre de la joven que estuvo desparecida por más de 30 horas.

“Bueno ahora ya puedo hablar. Anoche cuando encontraron a mi hija llevaba más de 30 hrs sin dormir pensando en que a mi hija le había pasado algo, la preocupación me tenia con crisis de pánico constante.

Yo fui siempre sincera en la denuncia y antecedentes, nunca pude tener palabras para agradecer todas las gestiones de toda la comunidad. La ayuda, el despliegue fue muy grande. Me vi en una situación que nunca pensé estar, sentí todo el apoyo de la comunidad, y como dije recién no tengo palabras para agradecer.

En lo que respecta a mi hija, está en una edad difícil, ella llevaba varios días rara. Me contestaba mal, era insolente conmigo. Lamentablemente cuando uno se separa, y el otro lado (lado paterno) es diferente a este lado, es difícil sobrellevar situaciones. Uno por cuidar o poner reglas es mala.

Creo que ella, y la familia que la tenía escondida, debe pedir disculpas porque yo también estuve muy mal y movilice una comunidad. Quienes me conocen saben que soy una mamá preocupada y trabajadora. También no soy perfecta.
Lo importante que ella apareció, prefiero pasar esta vergüenza que siento en este momento, a estar sufriendo algo más fuerte de todo lo que sufrí pensando que ella estaba en otra situación.

Agradezco de nuevo a toda la gente que se preocupo: el colegio, los apoderados, mis amistades, mis conocidos, mis vecinos, gente que no conozco también. Pido disculpas por mí y mi hija Francisca Torres”.